Tepic, Nayarit, domingo 25 de julio de 2021

Así fue

Oscar González Bonilla

19 de septiembre de 2015

Cuando menos el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, fue sincero al manifestar a los representantes de los medios de comunicación nada saber de leyes, porque no es abogado sino ganadero, gente del campo.

La referencia es a la iniciativa de reformas al Código Penal para el Estado de Nayarit que, entre otras, penalizaba con hasta cinco años de cárcel a quienes en los medios de comunicación masiva, sobre todo en redes sociales de internet hoy en boga, se dedicaran a injuriar, calumniar o difamar, así como aquellos que en manifestación pública obstruyeran calles, carreteras o cualquier otra vía general de comunicación. Esto se popularizó como Ley Mordaza.

En su desafortunada declaración, el gobernador Sandoval también dijo que la iniciativa enviada al Congreso del Estado en julio pasado la firmó sin leer, al mismo tiempo renegó que haya sido engañado por sus asesores jurídicos, porque según su entendimiento le presentaron un documento diferente al que causó irritación social.

Atrevidos hay que con base en esta fatal declaración y otras por el estilo (El Toro no tiene culpa), presuponen que el gobernador Sandoval no sabe nada de nada, su formación académica es muy baja, su experiencia política es limitada y su paso por la universidad de la vida parece que poco le enseñó. Campesino no lo es, porque no vive ni trabaja en el campo. Es poseedor de una gran propiedad rural en el poblado de Aután, municipio de San Blas, pero eso no lo eleva a la categoría antedicha.

Puede que tenga elementales conocimientos de ganadería, porque en los últimos años en sus tiempos libres se ha dedicado en su rancho de Aután a la producción de ganado caballar y vacuno. Antes que esto sucediera, el gobernador Roberto Sandoval contribuyó al éxito de las carnicerías que como negocio familiar en Tepic instaló su señor padre, don Pablo Sandoval Oruz, en un tiempo líder de los tablajeros y de fino trato con reporteros que con él compartían limón, sal y tequila.

Después de especializarse en el acarreo y venta de carne, Roberto Sandoval tuvo la gran oportunidad de ser Director del Rastro Municipal, toda vez que el presidente del Ayuntamiento de Tepic, Ney González (2002-2005), le extendió el nombramiento al mismo tiempo que lo cobijaba políticamente después del sentido fallecimiento -un preciso 16 de septiembre de 2003- en accidente carretero del senador y líder de la CTM de Nayarit, Marco Antonio Fernández Rodríguez, quien despuntaba para gobernar la entidad en 2005. A ese equipo político pertenecía el actual gobernador, pero muy temprano quedó huérfano.

A propósito, las siguientes líneas son referencia al relato y dicho en un encuentro con la Unión de Columnistas y Articulistas de Nayarit (UCAN) por Roberto Sandoval en noviembre de 2009 siendo presidente municipal de Tepic:

Presenta como escudo la honorabilidad de su padre don Pablo Sandoval Oruz (+), de quien se siente orgulloso porque “hasta ahorita no he encontrado alguien que diga que lo robó, fraudeó o que en ejercicio público hizo mal uso de sus funciones. Mi padre me enseñó a ser honesto, no lo voy a defraudar”.

En el pasado, los líderes de tablajeros, molineros, transportistas…. (del PRI, por supuesto) manejaban los permisos. “Antes, tener una carnicería, era un tesoro. Cuando mi padre murió, nos dejó un permiso de carnicería: ‘La Potosina’, que compró y trabajó desde 50 años atrás. Él, como dirigente de los tablajeros, entregó no menos de cuatro mil permisos. Tuvo honestidad, porque ¿cuántos líderes tienen cantidad de permisos de taxi, cuántos líderes tienen muchas prebendas….”.

Aunque la iniciativa de reforma al Código Penal el Ejecutivo la presentó al Legislativo en julio, fue en este septiembre cuando la diputada perredista Sonia Ibarra ante los medios de comunicación destapó la perversa intención de criminalizar al aumentar penas a la libertad de expresión y de manifestación pública. La secundó el diputado panista Javier Mercado, pero también se agregó al rechazo. Seguramente lo hicieron cuando después de mes y medio la iniciativa entró al análisis. Desde allí dio comienzo la revuelta social de manifestación por los diferentes medios de comunicación, incluso la inconformidad tuvo mayor relevancia de boca en boca de lo que se popularizó como Ley Mordaza.

Luego vino la sesión de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, que preside la diputada Angélica Sánchez Cervantes, para analizar y discutir la iniciativa de reformas al Código Penal, la cual tuvo momentos de rijosidad, pues los diputados de oposición al PRI, como son PAN y PRD, reclamaron airadamente no les dieran la oportunidad de participar en la discusión por lo cual decidieron abandonar la sala, pero en el camino fueron convencidos de regresar a su sitio. Les cedieron entonces el uso de la palabra después de que más de cuatro diputados priistas leyeron sus participaciones, incluido Jorge Segura, presidente del Congreso.

En la sesión de la Comisión de Justicia hicieron acto de presencia 28 diputados, sólo dos estuvieron ausentes, muy a pesar que la mayoría no forma parte de dicha comisión. Llamó bastante la atención que la mayoría priista ni aliados entraran en defensa de la diputada Angélica Sánchez Cervantes, quien presidía la sesión, misma que tuvo que actuar de manera enérgica, hasta grosera, para imponer su criterio ante los embates verbales de cinco de los diputados opositores. Priistas y aliados permanecieron mudos, atónitos, sin saber reaccionar.

Al mismo tiempo que se desarrollaba la acalorada reunión en el Congreso del Estado, el gobernador Sandoval en inmediaciones de la zona militar de Tepic hacía la declaración sin precedentes, y proponía la realización de foros ciudadanos para discutir los dos puntos de la iniciativa de reforma que se dieron en llamar Ley Mordaza. El mandato del Ejecutivo fue acatado al pie de la letra por la diputación priista y aliados a propuesta del Secretario General de Gobierno, Pepe Espinoza, allí presente durante todo el desarrollo de la combativa sesión.

Resulta extraño que para evitar metidas de pata, el gobernador Sandoval no sea asesorado por Rafael G. Vargas Pasaye, quien para eso y cosas más fue contratado por el Ejecutivo. Don Rafael tiene luenga experiencia en consultoría política y gubernamental, sólo que ahora está convertido en dama de compañía de Pepe Espinoza.

También resulta que Vargas Pasaye es un redomado mentiroso. Días después de que asumió el cargo de director general de Comunicación Social del Gobierno de Nayarit se reunió, en sendas sesiones, con integrantes de las diversas organizaciones periodísticas de la localidad. En una de ellas dijo que la condición que puso para venir de la SEP en el D.F. a nuestra entidad, fue depender del Ejecutivo y no de la Secretaría General de Gobierno. Es más, se atrevió a decir que en tal sentido se elaboraba la iniciativa que en breve sería enviada al Legislativo. Resultó un embuste.

Por eso el gobierno de Roberto Sandoval está como está. Al final a éste le quedará como anillo al dedo la máxima de don Rogelio Flores Curiel, quien gobernó Nayarit de 1976 a 1981: “Apenas me estaba enseñando a gobernar, cuando ya voy para fuera”.

Comentarios

© Copyright 2009 - 2021 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina