Tepic, Nayarit, jueves 27 de enero de 2022

Represión de Estado a periodista

Oscar González Bonilla

14 de mayo de 2015

Otra vez la vivaz reportera Libni Tapia es sujeto de la arbitraria acción en su contra por parte de autoridades policíacas, fuerza represiva del Estado que no deja de causar prurito entre quienes pretenden ejercer el periodismo con base en postulados de libertad de expresión y derecho a la información.

Libni Tapia, quien por cierto a diferencia de reporteros hombres, tiene la característica de ser un raro espécimen del periodismo nuestro que ni un minuto de las 24 horas del día deja de ejercer el oficio con entera libertad. Esta manera de concebir el quehacer reporteril es la esencial causa de conflictos con autoridades, cuyo proceder ha sido regido sin sujeción a la justicia y la razón.

La presente ocasión, el interés de investigar llevó a la reportera Libni Tapia hasta los terrenos propios del gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, donde en Tepic se ubican las instalaciones de la Fundación Rie, por el rumbo del cerro de San Juan, sitio del encuentro privado entre funcionarios estatales dizque para evaluación, sin descartar, pero tampoco comprobar, la presencia de Ivonne Ortega Pacheco, secretaria general del CEN del PRI.

El propósito era pillar en pleno acto de connivencia política con la alta funcionaria partidista que vino a Nayarit con el objetivo de hacer proselitismo a favor de los candidatos del PRI a diputado federal, ahora mismo en campaña. Había el interés periodístico de plasmar la evidencia, pero sin certeza sobre la presencia de la ex gobernadora de Yucatán. Mas llamó la atención de Libni el fuerte dispositivo de seguridad en el lugar para una simple reunión de evaluación.

Sin embargo, el objetivo se truncó al ser obligadas Libni Tapia y acompañante por la fuerza policíaca de los agentes de permanente vigilancia en las instalaciones de la Fundación Rie y de elementos de la policía estatal vestidos de civil, a retirarse del lugar no sin el decomiso de sus instrumentos de trabajo con los que habían captado imágenes sólo de la gran cantidad de vehículos en el lugar de la susodicha reunión. Pero ello no bastó para ser detenidas, aunque la policía argumentó que fueron retenidas, sino también amenazadas con ir a la cárcel por el delito de invadir propiedad privada.

La presencia de la reportera Libni Tapia y su acompañante puso en alerta a los guardias al servicio del gobernador Sandoval luego que el doctor Omar Reynoso Gallegos, actual director de la Universidad Tecnológica de Bahía de Banderas, hizo escándalo al dar aviso a los guardias enseguida que las cámaras captaron su arribo al sitio de la reunión.

Libni Tapia y acompañante fueron escoltadas por la policía y en su vehículo particular conducidas sin tocar baranda a la Fiscalía General de Nayarit, espacio donde a sus anchas reina don Edgar Veytia. Por fortuna, las mujeres quedaron en libertad momentos después de haber llegado a la Fiscalía, se salvaron de parar en las pestilentes mazmorras del lugar y de que les hubieran aplicado el método científico de investigación. De los instrumentos de trabajo se apoderó la policía arbitrariamente, con el dicho de que les serían entregados posteriormente, una vez cercenadas las imágenes comprometedoras. La versión de Libni es que se los devolvieron este miércoles sin borrar la grabación con la consabida disculpa del gobernador Roberto Sandoval. Y todos contentos.

El ímpetu reporteril de Libni Tapia, la que ha destacado por su trabajo en medios escritos y electrónicos, la llevó hace más de un año a un percance con la policía municipal de Tepic al ser detenida cuando realizaba trabajo de investigación en la clínica del ISSSTE. Hubo que hacer conferencia de prensa para que el jefe policíaco ofreciera una disculpa a la reportera. Y todos contentos.

Avatares en la vida periodística de Libni Tapia, por cierto oriunda de San Felipe Aztatán, municipio de Tecuala, pueblo de donde guardo gratos recuerdos, la han conducido a ocupar sitio sobresaliente en el menguado trabajo de investigación periodística, aunque algunos digan que hace periodismo partidista, no le hace, al fin y al cabo estas vicisitudes en su labor diaria han contribuido a forjar su carácter, pero además a llenar alforjas de experiencia.

Dicen las malas lenguas que el mejor periodista es aquel que mayor número de veces ha estado en los tribunales. Claro, en defensa de atentados de funcionarios o autoridades policíacas contra la libertad de expresión, no por otras causas.

A pesar de tener un gobierno intolerante y autoritario frente a medios y periodistas, ha sabido respetar la vida de comunicadores conflictivos, críticos ante los abusos de poder. Y todos contentos.

Comentarios

© Copyright 2009 - 2022 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina