Tepic, Nayarit, martes 27 de febrero de 2024

En la lucha por mejorar en Nayarit condiciones de existencia

Oscar González Bonilla

03 de Noviembre de 2023

Llega a Nayarit durante 1991 con idea de poner en práctica tesis consolidadas en la profesión de Antropología, que cursó con éxito, en el sentido de realizar investigaciones en el ámbito social y cultural, pero además estudiar el entorno físico en que el hombre se desenvuelve. 

Raúl Andrés Méndez Lugo inició en 1980 estudios en la Escuela Nacional de Antropología e Historia del Distrito Federal, hoy Ciudad de México. En 1984 ingresó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en calidad de analista por contrato. Obtuvo plaza en dicha institución en 1986.

Transcurría 1991 cuando el director general del INAH, Roberto García Mol, le indicó a Méndez Lugo haberse ganado cargo en estado del país por su eficiente trabajo en la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones de la dependencia. “Me ofrecieron escoger entre cuatro estados, pero por lealtad no acepté, pues tendría que desplazar del cargo de director a amigos. Pero se abrió la oportunidad de venir a Nayarit porque el director de INAH, Raúl Arana Álvarez, renunció. Me voy a Nayarit, aunque lo único que conocía era el chacuaco del Ingenio de Menchaca, cuando en vehículo pasaba por Tepic”.

“Llegué con bagaje teórico-metodológico. Me dije: dónde me pongan sé cómo trabajar. Sabemos que empezamos por un diagnóstico, programación y operación. Si tienes metodología, dónde te pongan. Entonces, me integré rápido a la sociedad nayarita. Conocí a Lourdes Pacheco, Omar Wicab…a personas integradas a la cultura, primero de Tepic, después al caminar por municipios conocí a un Pablo Torres (Ixtlán del Río), Rubén Arroyo, Miguel González Lomelí (Jala), Alejandro Martínez (Las Varas), Chávez Gavira y Pepe Morales (Acaponeta). Así fue como extendí mis relaciones. En ese maremágnum, resulta importante no perder de vista que tu misión es el patrimonio natural y cultural”.

Méndez Lugo, con vasto quehacer cultural en Nayarit, es quien dio origen a los Ecomuseos, como comunidad educadora. Solamente esta estructura del saber se encuentra diseminada en municipios de nuestra entidad, en ninguna otra parte del país. “Tenemos marca propia”, expresa gozoso. Argumenta que “la definición está dentro de la concepción internacional, donde un territorio, un patrimonio y una comunidad organizada son los tres conceptos básicos”. Cita el ejemplo de San Luis de Lozada, municipio de Tepic, lugar donde Raúl en la actualidad empezó a trabajar. Ha definido el territorio, el patrimonio histórico que posee e integrantes de la comunidad, entre la cual está en la tarea de conformar un consejo ciudadano. Considera que con ello conjunta los tres elementos básicos para generar movimiento cultural, artístico y la toma de conciencia de lo que son y quieren ser sus habitantes. Acciones como esta, desarrolla en Compostela, Tepuzhuacán, San Felipe Aztatán, Quimichis y Valle de Banderas, entre otras.

Raúl A. Méndez Lugo tiene como antecedente haber sido presidente del Movimiento Internacional para una Nueva Museología (MINUM) que 87 países decidieron integrar a partir de 1972 al ser convocados por la UNESCO a reunión realizada en Santiago de Chile. Con tal investidura, Méndez Lugo recorrió muchos países, conoció Ecomuseos de Italia, Francia, España, Portugal, Brasil y otros.

SINALOENSE HASTA LAS CACHAS

Dichosamente expresa haber nacido en el centro histórico de la ciudad de Culiacán, capital de Sinaloa, el 2 de octubre de 1960. Raúl Andrés es hijo de un médico, cirujano-partero, egresado de la Universidad de Guadalajara (UdG) en 1947. Este, a su vez, hijo de un próspero comerciante nombrado Emilio Méndez Cázares, quien poseía la Mercería Méndez en pleno centro de Culiacán.

Méndez Lugo es el penúltimo de siete hijos: una mujer y seis varones. Todos tuvieron la oportunidad de cursar estudios profesionales en la Ciudad de México y Guadalajara, Jalisco. Su padre, médico, tuvo la posibilidad económica de apoyar su preparación sin la necesidad que ellos trabajaran. “Yo trabajé porque me casé joven, a los 23 años de edad, ni siquiera había terminado la carrera”, expresa Raúl A. Méndez Lugo.

Estudios de jardín de niños, primaria, secundaria y preparatoria los realizó en instituciones de prestigio en Culiacán. Recuerda Méndez Lugo que en sexto año de primaria obtuvo el primer lugar en aprovechamiento, razón por la cual participó en competencia general de alumnos. El ganador iría a la visita y saludo al presidente de la república en palacio nacional, como en el pasado era la usanza. Sin embargo, esta vez no fue el triunfador.

Raúl Andrés contesta que fue la influencia de sus hermanos mayores cuando se le pregunta el por qué decidió estudiar Antropología Social. Ellos abrazaron el deseo de ser profesionales en diversas carreras, lo cual inicialmente lograron. Posteriormente todos sus hermanos consiguieron empleo en diversas instituciones públicas y universidades. Los siete, hoy son jubilados.

Sin embargo, confiesa que su interés era cursar Filosofía o Sociología en la Universidad Metropolitana, “pero llegué tarde a la inscripción”. En el momento no faltó quien le dijera que iniciaba el curso propedéutico en la Escuela Nacional de Antropología. Logró su inscripción en la licenciatura de Antropología Social, al igual que 300 alumnos más.

“A mi me interesó mucho la cuestión agraria. Podría decir que dentro de la escuela mi especialidad era estructuras agrarias y movimientos campesinos. Fui fundador, en aquellos tiempos, de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala. De esta, junto con otras coordinadoras urbana y magisterial, surgió de la izquierda el Partido Socialista Unificado de México. En ese mundo me desarrollé durante los años ochenta”.

Tiene en la memoria el recuerdo que llegó a Nayarit cuando comenzaba el segundo trienio del gobierno de Celso H. Delgado Ramírez, con quien dice hizo muy buena química. Como director del INAH con fuerte empuje realiza actividad en toda la entidad. Participó en las distintas ediciones de la Feria de la Mexicanidad, la creación en municipios de Casas de la Cultura, museos comunitarios, así como juntas vecinales para la conservación del patrimonio. “Mi objetivo fue siempre que la gente tomara conciencia, que se organizara y participara activamente en sus pueblos”.                                                               




Comentarios

© Copyright 2009 - 2024 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina