Tepic, Nayarit, jueves 27 de enero de 2022

Insaciable maña de sacar dinero en la Fiscalía de Nayarit

Oscar González Bonilla

22 de julio de 2013

*La tortura, el eficaz método científico para declarar culpables

Cada desdichada persona detenida por cualquiera de las policías al servicio de Edgar Veytia, Fiscal General del Estado de Nayarit, recibe una sarta de advertencias que van desde las amenazas de atentar contra su integridad física y la de sus familiares, en caso de denunciar lo allí ocurrido.

Ello sucede al momento de abandonar las pestilentes mazmorras donde permanecieron durante días sujetos a sesiones de tortura, y la recomendación proviene tanto de altos funcionarios como de mandos policíacos al servicio de la Fiscalía.

A los detenidos por las policías, a través de la aplicación de métodos científicos de investigación (léase tortura) les arrancan confesiones de culpabilidad, incriminan y frecuentes son las ocasiones que les presentan lista de delitos a escoger. Es de uso común cubrirles la cara con trapo negro con abertura solo en nariz y boca, las descargas eléctricas, el tehuacanazo por la nariz, y en oídos hasta sangrar golpes con la palma de las manos.

Al salir en libertad después de vivir días en condiciones infrahumanas que no desean a nadie, es clara la presencia del temor a flor de piel, miedo cerval, por tanto callan. Sanguinario es el proceder del cuerpo de especialistas en tortura, entonces las amenazas hacen efecto porque al librarse del suplicio ni una palabra expresan a los medios de comunicación.

Muy a pesar de ello, el Fiscal Edgar Veytia y cercanos colaboradores han ganado fama pública de actuar de manera cruel, feroz contra los que por desgracia caen en sus garras. Pero no sólo eso, sino que han trascendido sus extraordinarias cualidades de centaveros.

Es muy contado aquel detenido, supuesto responsable de algún delito, que obtiene su libertad sin haber “purificado su alma”, la mayoría deberá pagar cantidades que suman miles de pesos. Funcionarios de la Fiscalía hacen este tipo de negociaciones a la medianoche, como vulgares ladrones. Pocos escapan a estos actos de corrupción muy de boga en este gobierno de la gente.

El anterior titular de la Procuraduría de Justicia de Nayarit del gobierno del mal recordado Ney González, Héctor Manuel Béjar Fonseca, también fue pillado con acciones de naturaleza corruptiva, pero públicamente se quiso deslindar al manifestar que el dinero se lo entregaba al DIF estatal, dicho que al parecer no fue verdad.

Hoy mismo, el Fiscal Edgar Veytia no ha mencionado oficialmente cuál es el destino de las grandes cantidades de dinero obtenidas al mes de forma subrepticia, procedimiento ilegal que ha desatado sospechas y desconfianza al correr de boca en boca entre la mayoría de más del millón de habitantes de Nayarit.

Aquí daré  a conocer el testimonio de César Adrián Castro Toribio, quien fue detenido por la Policía Nayarit el 30 de agosto de 2012, relato obtenido de acta circunstanciada de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y publicada por el periodista Jesús Cervantes en su columna nombrada Mis Archivos, en el periódico Realidades con fecha viernes 19 de julio de 2013.

Manifiesta César Adrián que ese día caminaba en compañía de su esposa y de su menor hija que llevaba en brazos por la calle Ingeniero Aguayo de esta ciudad capital, cuando cuatro elementos de la Policía Nayarit los detuvieron. A él le pidieron identificación, mientras que a su esposa intentaron arrebatarle su bolsa con dinero y el teléfono celular, la maltrataron y corrieron del lugar con todo y niña.

“A mí me dieron toques con una chicharra mientras me preguntaban que quienes eran los que se dedicaban a robar en la zona, a lo que contesté que no sabía. Acto seguido procedieron a esposarme y subirme a la camioneta para trasladarme a la Procuraduría General de Justicia del Estado, donde me metieron a un baño, me vendaron y me amarraron con cinta canela por todo el cuerpo.

“Me comenzaron a golpear con los puños y al mismo tiempo me daban toques, mientras me decían que me culpara de delitos que yo no había cometido, situación que duró aproximadamente tres días para después trasladarme a este Centro de Rehabilitación (Cereso de Tepic).

“Quiero señalar que me hicieron firmar unas hojas que no se qué decían, y las firmé por temor a seguir siendo torturado”. Hasta aquí el relato de este infortunado.

Otro testimonio hecho público sobre arbitrariedades de la Policía Nayarit es el del Mtro. César Ricardo Luque Santana, quien puntualiza:

“En aras de la seguridad, la Policía Nayarit viola constantemente los derechos humanos y las garantías individuales de la gente que nos brinda nuestra Constitución Política, particularmente la de libertad de tránsito, deteniendo arbitrariamente a las personas en función de su apariencia, es decir, a quienes visten humildemente, en forma desaliñada o traen tatuajes.

Quienes se resisten a ser esculcados, ser detenidos por “desobediencia a la autoridad”, aunque quién sabe con base en qué ley o reglamento lo hagan, pero en todo caso éstas no puede estar por encima de nuestra Carta Magna. Luego, las personas detenidas son multadas con 6 mil pesos para obtener su libertad sin haber cometido delito alguno, cuando el procedimiento legal es ponerlos en libertad sin más pasadas 48 horas, aunque en caso como el descrito no sería necesario esperar ese tiempo sin ponerlos en libertad sin dilación e incluso disculparse con los afectados.

En este inter se corre el riesgo de ser golpeado de manera que a un abuso se suman otros. No obstante esto, es recomendable no oponer resistencia porque con ello sólo se consigue multiplicar los abusos, pues es improcedente tratar de razonar con quienes están entrenados únicamente para ejercer la fuerza bruta. Lo que procede es denunciar en las instancias de Derechos Humanos y también mediáticamente, ya sea en los medios periodísticos que eventualmente pudieran dar espacios a estas denuncias, y sobre todo, a través de las redes sociales.

Por desgracia, las denuncias formales al ministerio público no funcionan porque piden pruebas que difícilmente se pueden presentar o si se presentan las descalifican negándoles valor jurídico. Incluso hay muchas versiones de víctimas de estos abusos de que tratan de disuadir a los ciudadanos ultrajados de que no hagan la denuncia deslizándoles amenazas veladas. Otra cosa que se podría hacer sería enviar cartas al gobernador y a los legisladores de nuestro distrito exigiéndoles que tomen cartas en el asunto.

Yo por lo pronto, aunque no he sufrido en carne propia una vejación como las comentadas, he visto frecuentemente como detienen a las personas sin que haya flagrancia alguna que amerite su detención. Si no se frenan estos abusos, se corre el riesgo de injusticias mayores, pues quién garantiza que un policía no pueda sembrarte una droga o un arma durante la revisión. Creo que esta actitud rigorista de vigilancia debería aplicarse con los pillos que saquearon las arcas en el sexenio anterior, pues los peores delincuentes no son quienes portan tatuaje o visten desaliñados, sino que suelen usar traje y corbata, viajar en autos lujosos, usar perfumes, etc., sin que ello implique una generalización válida que lo estigmatice.

Para hacer historia desde el presente no se debe hacer tabula rasa del pasado como quiera que éste haya sido haciendo borrón y cuenta nueva de los supuestos delitos cometidos a las arcas públicas por funcionarios de la anterior administración, porque esta actitud indica cobijar a los corruptos con el manto de la impunidad”.

Me acabo de enterar, este domingo, que en las pestilentes mazmorras de la Fiscalía General de Nayarit está detenido un joven, testigo ocular de homicidio en algún lugar de los Estados Unidos.

Para evadir acción de la justicia gringa se vino a su entidad natal, es originario de un municipio del sur de Nayarit. Desconozco las razones por las que intervino la policía de la Fiscalía en su aprehensión, supongo que por solicitud de alguna autoridad de allá.

Esta persona permaneció seis días incomunicada, durante ese lapso sus familiares no pudieron hablar con él. Hoy, estos últimos, saben por un intermediario del Fiscal Veytia que deberán entregar 400 mil pesos para evitar la extradición. Si no tienen la cantidad, la Fiscalía les ofrece la oportunidad de pagar en abonos.

La madre de este hombre invadida de tristeza y dolor durante más de una semana, ha decidido vender su casa, única propiedad en la cabecera municipal del medio rural donde habitan, para alcanzar a dar un abono. Es familia humilde, pero la madre dispuesta al sacrificio de quedarse en la calle por tal de que su hijo cumpla condena en su entidad natal.

Mail: osgobi06@yahoo.com.mx

Comentarios

© Copyright 2009 - 2022 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina