Tepic, Nayarit, viernes 17 de setiembre de 2021

Calificar al feminicidio un acto de amor, es una…tontería

Oscar González Bonilla

14 de Septiembre de 2021

“Un feminicidio múltiple. Un hombre asesinó a su esposa, a su suegra e hijas; finalmente el sujeto se suicidó. Este suceso atroz ocurrió hace como diez años aquí, en Tepic”.

Relata Lourdes Consuelo Pacheco Ladrón de Guevara al preguntar el reportero de la gente cuál ha sido el feminicidio que de manera sobresaliente ha llamado su atención por su crueldad en la ejecución.

El feminicidio finalmente es un acto de amor, a manera de justificación lo declaró Iván Ruiz García, director del Instituto de Investigaciones Estéticas  de la UNAM. A la radiodifusora oficial de la institución de enseñanza superior textualmente manifestó:

“Los feminicidios tienen un componente muy pasional. Yo he pensado mucho que los feminicidios son finalmente un acto de amor, porque la huella sobre el cadáver es una pasión del alma y el feminicidio por más cruento y horroroso que pueda parecer es un acto de amor, un acto de donación y la donación incluye también una dosis de crueldad”.

Muy a pesar del tiempo medido por la cita a una reunión posterior, Lourdes Pacheco prolongó su estancia en oficina de la Universidad Autónoma de Nayarit para dar puntual respuesta al cuestionario del reportero.

¿Está usted de acuerdo con la opinión de que finalmente el feminicidio es un acto de amor?, se le pregunta a la abogada de profesión.

-Obviamente es eso una tontería, porque el acto supremo de amor no puede ser matar a tu pareja, al menos no en el pensamiento Occidental. Es cierto, se usa como metáfora: quiero que nos entierren juntos, en la misma tumba, en el mismo cajón. Hay otros pueblos, por ejemplo, la India, donde cuando el esposo muere, la mujer, la viuda, la incineran junto con el marido porque ella no podrá tener otro marido. No sé si se consideren actos de amor, pero en nuestra sociedad la violación o el asesinato no pueden ser considerados actos de amor, no es así.

Añade:

“Eso al contrario, deriva de un sentido de la propiedad. El varón ha sido educado con el significado que la mujer es de su propiedad. Y el derecho de propiedad tiene dos elementos: el uso y el abuso. Pero la propiedad -es que eres mi esposa- no se equipara a la propiedad de un objeto, por lo tanto no puedo convivir con ella y luego matarla. No es el tipo de derecho de propiedad que tiene el varón. Lo que vemos en los feminicidios es que el varón se convierte en propietario de la mujer, de su cuerpo, de sus sueños, de sus anhelos, de su futuro, de su proyecto de vida y de su tiempo, disponen del tiempo de las mujeres como propio. Visualizamos allí el problema de que las mujeres se dedican nada más al esposo. Si fuera por el esposo, ellas se vestirían, rezarían, cantarían y lo verían a él solamente. Ese es un concepto de propiedad absoluta que lleva justamente al feminicidio. Yo aseguró que más que un acto de amor, es un acto de propiedad, de apropiación de las mujeres”.

En otro apartado de su elocución, la activista del colectivo Mujeres en Voz Alta sostiene que en Nayarit el feminicidio, considerado como la más extrema violencia contra la mujer, es un acontecimiento constante. “En ocasiones no son catalogados como feminicidios sino como homicidios en mujeres. Es esa una de nuestras batallas permanentes, en este caso, ante la Fiscalía General del Estado, a cuyo titular en fecha breve exigimos que todos los asesinatos o muertes de mujeres se investiguen con base en la perspectiva de género con el fin de descartar que fue asesinada precisamente por ser mujer”. 

Ejemplifica con el caso de una persona del sexo femenino encontrada muerta, embolsada, debajo de una cama de hotel, pero en este delito la Fiscalía no aplicó en las investigaciones la línea de perspectiva de género, lo cual, a decir suyo, es obvio que debe seguirse de oficio. Para ella este tipo de violencia sucede de manera permanente. Estadísticamente los asesinatos de mujeres están ligados al consumo de alcohol o drogas por parte del homicida, y tienen como motivaciones principales la ira, el odio, los celos y la búsqueda de placer.

Conversadora óptima, Lourdes Pacheco es de la idea que la muerte violenta de las mujeres por razón de género llama la atención porque se magnifica en los diferentes medios de comunicación, pero considera correcta la difusión ya que es así como las autoridades toman conciencia de lo ocurrido, pero además provocan que la sociedad civil manifieste públicamente su inconformidad.

La también coordinadora de la especialidad en Estudios de Género de la Universidad Autónoma de Nayarit rememora sobre el feminicidio de la maestra Mireya Eréndira Castillón Langarica, ocurrido el 28 de agosto anterior a manos de su expareja sentimental, catedrático en la escuela de Ciencias Sociales de la UAN. Precisa que cuando una mujer es ultimada por persona de nulos conocimientos en cualesquiera materias, el argumento para justificar la más extrema de las violencias contra la mujer es: le falta educación al autor de aquel acto despiadado.

“Pero cuando se trata de que el agresor es un profesionista universitario, entonces lo que falta no es la educación. Eso significa que ahora debemos trabajar en dirección a otros aspectos. Nos hace falta cambiar la educación, que las mujeres sepan identificar condiciones de violencia en todos los aspectos, ya sea en la vida escolar, en la vida profesional, en el ámbito laboral o en las relaciones de pareja. Y que los varones también sepan trabajar su propia agresividad, su propia violencia, pues están socializados en poder golpear, por tanto se le hace fácil utilizar su supremacía masculina”. La cultura machista en toda su expresión.

-¿Endurecer castigos a través de leyes penales provocaría disminución de feminicidios en Nayarit?

-Desde luego. Las mujeres necesitamos justicia ante los feminicidios. Para los feminicidas debe haber la máxima pena y aún todas las penas posibles, pero al mismo tiempo debemos trabajar en deconstruir la idea de la propiedad, superioridad, del hombre sobre la mujer. Por tanto, no sólo es justicia punitiva, sino otra manera de relacionarnos entre mujeres y hombres.

-El feminicidio es consustancial al ser humano. Es la razón de que mientras exista el hombre y la mujer, como seres humanos, habrá feminicidios.

-No, yo no estoy de acuerdo. De ninguna manera el feminicidio es consustancial al ser humano. Me parece que tenemos que propugnar por otro tipo de relaciones, donde la mujeres no sean asesinadas por los hombres, y de hecho donde no haya asesinatos, si no entonces vamos a establecer la ley del más fuerte, no, eso de ninguna manera, no estoy de acuerdo con ello. A mí me parece que como grupo humano tenemos la posibilidad de generar otra sociedad que no se base en la ley del más fuerte.
   

Comentarios

© Copyright 2009 - 2021 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina