Tepic, Nayarit, martes 07 de diciembre de 2021

El caldero a punto de explotar

Sergio Mejía Cano

31 de Agosto de 2017

Desde luego que no deja de ser digno de encomio el que el Parque Juan Escutia ahora sea un parque incluyente; sin embargo, al parecer se han pisado algunos callos porque en la presentación de este parque que ahora incluye juegos infantiles para niños con capacidades motoras diferentes por el alcalde sustituto de Tepic, David Guerrero Castellón, se presentaron algunos actos de violencia, conatos de manifestación por parte de supuestos vendedores ambulantes afectados y represión por la parte de personal de vigilancia a cargo del presidente municipal.

Ha resaltado a nivel local en varios medios informativos así como portales de internet, la represión que sufrió uno de los manifestantes que presentaba una pancarta con unas imágenes alusivas al alcalde tepiqueño que, si bien se podría decir que en cierta forma son ofensivas, aun así un servidor público debe saber que en todo momento puede estar bajo el escrutinio de la opinión pública y que el derecho a manifestarse está contemplado en la Carta Magna.

Una de las acepciones en la Real Academia Española sobre la palabra delito, es “quebrantamiento de la ley”, por lo que se podría decir que quienes molestaron a la persona que protestaba con una pancarta cometieron delito al no permitirle manifestarse públicamente y tratar de intimidarlo arrancándole de sus manos dicha pancarta y además tratar de decomisársela, y obviamente que esto a todas luces está mal, porque si bien esa pancarta traía una leyenda ofensiva, aún así es de la propiedad de quien la porta y no tendría nadie por qué arrebatársela y mucho menos quitársela, pues todo entra dentro del derecho de manifestación; pero sobre todo, a la libertad de expresión.

Al parecer todo este desaguisado que en cierta forma empañó la lucidez del alcalde de Tepic, fue porque con la remodelación del parque Juan Escutia se retiraron algunos puestos semifijos y otros semi ambulantes, cosa que generó desasosiego en los propietarios de dichos puestos ya que es su forma de subsistir y sostenimiento de sus familias, por lo que tomando la precaución y prudencia debidas, esta afectación a los vendedores que se sienten perjudicados se podría tomar como justa porque quién no se va a molestar que de la noche a la mañana se le quite la forma de sustento y más como los que ya tienen bastantes años en algún lugar y que de pronto les digan que ya no más, y que al parecer no se les asigne algún otro lugar para que sigan trabajando.

Y a propósito de la Carta Magna, se dice que todo mundo tiene derecho al trabajo siempre y cuando este sea lícito, y se supone que los vendedores ambulantes o fijos o semifijos tienen un trabajo lícito. Y si bien requieren de un permiso para que sea absolutamente lícito, de todos modos así no cuenten con ese permiso no están cometiendo algo fuera de la ley, porque eso de los permisos para la venta en la calle es una disposición impuesta con el fin de tener un control. Y he aquí algo raro, porque si muchos de estos vendedores del  parque Juan Escutia alegan tener ya muchos años establecidos ahí, cómo es que hasta ahora se determina quitarlos, ¿qué acaso antes no tenían el permiso correspondiente y de todos modos así trabajaban?

En el portal de internet nnc.mx aparece un video reportaje firmado por Yuvenia y Misael Ulloa Isiordia en donde se da cuenta de una señora que protesta porque fue retirada del parque Juan Escutia en donde por 53 años ha estado vendiendo tacos ahí. ¡53 años! Se podría decir que al menos tres generaciones de su familia han estado al frente de ese puesto; y según dicho reportaje, también fueron desalojados otros cinco o seis puestos más de vendimia, dejando sin el sustento diario a quienes los atendían. Y hace resaltar la señora entrevistada que cómo es posible que gente pudiente como del Club de Rotarios haya insistido ante el Congreso Estatal a solicitar que esos puestos fueran retirados de dicho lugar, ¿por qué, en qué les afecta que la gente se gane el sustento como puedan en forma lícita?

No cabe duda que el señor David Guerrero le está dejando el caldero hirviendo a su próximo sucesor, el profesor Francisco Javier Castellón Fonseca, porque también le está dejando varios asuntos que no se ve que sean enchílame otra, porque son problemas pesados que todo indica no tendrán fácil solución.

Ahora queda claro que la verdadera personalidad del señor Guerrero Castellón es de intolerancia y que aplaude la represión al permitir a su cuerpo de vigilantes que violaran la Constitución. Pero en fin. Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2009 - 2021 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina