Tepic, Nayarit, domingo 25 de julio de 2021

En México se espera una reactivación con crecimiento alto

Octavio Camelo Romero

23 de Junio de 2021

Varios especialistas económicos consultados sobre el crecimiento del PIB mexicano, para este año 2021, han coincidido en que será arriba del 5.5 por ciento. Cifra por demás alentadora y alabadora de las políticas públicas del gobierno del presidente López Obrador.

 Al parecer su tesis de que la caída y la reactivación económica tenía la forma de V, en apariencia se confirma. Sin embargo, falta observar los efectos de tal crecimiento en términos de los ingresos monetarios de las familias mexicanas y de la capacidad adquisitiva de dichos ingresos. A esta relación algunos funcionarios gubernamentales la llaman bienestar social.

 En relación con el crecimiento del PIB, tanto los bancos como las Instituciones Públicas dan cifras alentadoras. Citibanamex pronosticó 5.9 por ciento, Santander 5.8, Banorte 5.9, SHCP 6.5 y BdeM el 6 por ciento. Más no obstante esta euforia, conviene no olvidar que de hecho existen dos economías mexicanas, una de gran concentración de capital y de poca absorción de mano de obra, orientada al mercado norteamericano y otra, de escaso capital y de mucha absorción de mano de obra, orientada al consumo del barrio, local y regional. La gran interrogante es: ¿En cuál circuito de la economía se concentrará el crecimiento del PIB? La respuesta parece obvia, en la economía de gran concentración de capital. Y esto es normal en un sistema económico como el de México, es decir, en el capitalismo. El presidente López Obrador en ningún momento ha planteado renunciar al capitalismo como régimen de producción. Lo que ha planteado es moralizar la gestión del gobierno, desterrar la corrupción oficial y distribuir entre la población, parte de las finanzas públicas a través de los programas sociales. En otras palabras, lo que AMLO está haciendo es construir un capitalismo humanista, franciscano, en donde los empresarios dejen de ser adoradores del dinero y de la especulación económica.

 El otro problema que tendrá el presidente López Obrador será el de la especulación económica de los empresarios del gran capital. Todavía no se ha determinado el crecimiento efectivo del PIB y ya aumentaron los precios de las mercancías. A esta especulación económica la han llamado “inflación” y la han instaurado como una regla de cuando hay un crecimiento en la producción, bien sea potencial o real, ellos aumentan los precios de los bienes y servicios, cuando con la productividad debiera ser al revés, disminuirlos.

 En cuanto a la devaluación del peso mexicano en relación con el dólar norteamericano se espera que haya una estabilización, pues tanto la devaluación como la revaluación, necesariamente tendría sus impactos en la relación comercial entre México y EEUU. Independientemente de que el presidente López Obrador sea un abanderado de las causas populares, las empresas concentradoras del gran capital son las sostenedoras del comercio con los Estados Unidos y las dominadoras del capitalismo mexicano. Para ellas es crucial la estabilidad de la relación peso-dólar. En fin.

Comentarios

© Copyright 2009 - 2021 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina