Tepic, Nayarit, miércoles 15 de julio de 2020

Pruebas de laboratorio con reactivos en duda

Sergio Mejía Cano

24 de marzo de 2020

Esto de que se sugiera a los mexicanos a permanecer encerrados en sus casas en vez de acudir a los mejores hospitales para la salud que son la playa, el campo, la montaña, el bosque y todo lo que signifique andar al aire libre, me hizo recordar la novela de Bocaccio, “El Decamerón”, en donde 10 jóvenes, siete mujeres y tres varones deciden salir de Florencia e irse a una Villa a las afueras de esta ciudad italiana; y así, sin permanecer en esta ciudad, aparte de contarse cuentos e historias, salvan la vida y no son contagiados por la peste bubónica que según se dice, diezmó buena parte de Europa allá por el siglo XIV.

Y ahora resulta que aquí en nuestro país, curiosamente de la noche a la mañana proliferaron los casos de infectados por el mentado coronavirus, y digo que curiosamente, porque existe la duda de cómo se determina que una persona está infectada si posiblemente las pruebas que se le realizan podrían no ser lo más verídicas, pues es bueno recordar cómo han estado apareciendo medicamentos adulterados, y cómo en el sexenio pasado en Veracruz, se documentó que las vacunas contra el cáncer infantil contenían agua destilada en vez del medicamento apropiado. Así que podría ser probable que muchas personas a las que se les ha diagnosticado con covid-19 en realidad no tengan esta supuesta enfermedad y que estén padeciendo una simple gripe común y ya; pero como conviene más para ciertos sectores de la sociedad decir que está proliferando el coronavirus en nuestro país, pues de ahí que se estén inflando los resultados, esto debido a que también sería bueno recordad que estamos en México en donde prácticamente todo es posible y que en sí, la corrupción no se ha erradicado del todo.

También podría ser que los reactivos con que se hace la prueba del covid-19 den el mismo resultado con cualquiera otra substancia y no precisamente con el virus mismo en caso de que en realidad exista y sea tan peligroso como se dice.

Se dice que con dinero todo se puede, así que podría ser que se corrompiera a varios laboratorios para que los resultados negativos los informen como positivos y así contribuir a desestabilizar aún más la situación de alarma que ha generado en mucha gente falsas informaciones, tan así que existe ya infinidad de gente que cree ciegamente que el mundo está por acabar.

A partir de 1990 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) comenzó a llevar a cabo operativos sorpresa entre los trabajadores ferroviarios presentándose sin decir agua va en las estaciones para hacer examen antidoping a las tripulaciones a punto de salir de viaje; obviamente que por supuesto que llegó a torcer a dos o tres empleados; pero lo raro es que en distintos operativos a un garrotero de camino y a un conductor la SCT los sacó con cannabis en la sangre, por lo que ya no los dejó salir de viaje y desde luego los suspendió de sus labores. El examen consistía en depositar orina en un recipiente y los de la SCT le ponían un reactivo y según el color que adquiría la orina, salía el resultado positivo o negativo en cuanto a si había fumado mota el examinado.

Cuando se llega a convivir por más de 15 años con otros compañeros de trabajo y que debido a las labores se llega a estar en servicio hasta por más de 24 horas, obviamente que se llega a saber de qué pie cojea cada compañero, y así sea de lo más discreto, tarde o temprano se llega a descubrir los vicios de cada quien. Así que la mayoría nos sorprendimos cuando la SCT determinó que estos compañeros en comento habían dado positivo al zacatito vacilador, porque nada se les sabía, el garrotero de camino sí era del equipo, tomador y nada más; pero el conductor al parecer era hasta predicador de una de las tantas Iglesias y además era contador público, carrera que alternaba con el ferrocarril.

Ambos ferrocarrileros demandaron a la SCT y al ferrocarril por haberlos suspendido, teniendo que recurrir hasta a laboratorios del entonces Distrito Federal y con las pruebas en la mano ganaron la demanda; ¿y por qué? Porque el reactivo que estaba utilizando la SCT daba positivo a la lechuga. Porque coincidentemente ambos trabajadores el día que fueron catalogados como marihuanos por la SCT, su alimentación había sido consistente en ensalada de lechuga orejona y nada más. Y al tiempo comentaron estos compañeros que todos los laboratorios y médicos a los que habían tenido que recurrir, coincidieron en que la lechuga orejona es prima-hermana de la mota y que contienen el mismo alcaloide.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina