Tepic, Nayarit, sábado 06 de junio de 2020

Centralismo democrático contra la corrupción en México

Octavio Camelo Romero

31 de Julio de 2018

El simple anuncio de la designación de coordinadores estatales por parte del gobierno federal y de la desaparición de las delegaciones federales, ha causado pánico entre quienes estaban hechos al contubernio con los funcionarios de gobierno. Hoy se pide “una intensa discusión pública” respecto a los cambios de la forma de gobernar propuestos por Andrés Manuel López Obrador.

Bajo el esquema del “centralismo burocrático” del mando vertical de arriba para abajo, se dice que se pretende concentrar las facultades y funciones de los delegados federales adscritos a cada entidad federativa, en un solo funcionario. ¿Por qué no planteamos mejor la participación del Pueblo en la toma de decisiones y en el manejo y  control de los recursos públicos? Se escuchan voces de que se venía operando en las delegaciones federales en base a la “mochada” o a un alto porcentaje del impuesto negro. Se aprecia que AMLO no confía en la actual estructura del gobierno federal porque supone que está corrompida. Por lo tanto, trata de combatir la corrupción con una novedosa estructura administrativa encabezada por sus coordinadores estatales. Y esta es la oportunidad de ciudadanizar de a deberás la función pública.

Hoy se trata de garantizar la eficiencia y la transparencia del ejercicio de los recursos públicos federales, así como prevenir y combatir frontalmente la corrupción en todos los órdenes y niveles de gobierno. Pero hay que hacerlo en y desde la democracia, en y desde la participación de todos los segmentos sociales. El mandato debe ser en primer término, del Pueblo hacia el gobierno, y en segundo, del gobierno hacia su estructura. En esto consiste el “centralismo democrático”. En este esquema, el coordinador estatal necesariamente tendrá que asumir la función de un liderazgo democrático. Y se garantizarán las exigencias de los organismos financieros internacionales como son, la eficiencia, el adelgazamiento del aparato gubernamental, el equilibrio presupuestario, la eliminación de los dispendios, y desde luego, en el combate a la corrupción.

El federalismo, la pluralidad democrática, la soberanía de los estados y el fortalecimiento municipal, adquieren otra dimensión con el “centralismo democrático”.  Esos valores se robustecen con un nuevo sentido de la vida en sociedad. Además existe la gran oportunidad de dinamizar, fortalecer y reestructurar las instituciones del Sistema Nacional de Fiscalización, del Sistema Nacional de Transparencia y del Sistema Nacional Anticorrupción.

El próximo Presidente de la República y todo el Estado mexicano tendrán las herramientas adecuadas para garantizar un gobierno eficaz, austero, íntegro, transparente y que rinda cuentas, tal y como se ha ofrecido a los mexicanos. En fin.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina