Tepic, Nayarit, sábado 13 de abril de 2024

Ocampo López, tradición comercial

Oscar González Bonilla

14 de Marzo de 2024

Confiesa con certeza, sin temor a errar, que la actividad comercial es el ADN familiar (material que contiene información hereditaria en los humanos). Sus bisabuelos fueron iniciales propietarios de una tienda, donde se vendía variedad de artículos al público, ubicada en Tepic por la calle Durango entre Amado Nervo y Zaragoza.

Georgina Antonieta Ocampo López con gozo recuerda. Calcula que hace 80 años, sus bisabuelos forjaron el cimiento de esa enorme tienda que expendía hasta artículos para el campo, no se diga lo necesario para las amas de casa de la ciudad. En ese tiempo, su bisabuelo se transportada en diligencia tirada por mulas para de Guadalajara traer mercancía y abastecer el negocio.

Los juegos de su niñez, derivada esta en estudios de kínder, transcurría entre costales repletos de maíz, frijol, azúcar y otro tipo mercancías, que existían en la tienda. Cuando alcanzó la estatura suficiente para sobresalir del mostrador, dejó el juego y asumió la obligación de ser parte del personal que proporcionaba atención al cliente.

“Ese contacto de atención a la gente lo marca a una. En esa época llegaba a la tienda mucha gente de los pueblos, las comunidades, los ranchos para comprar artículos diversos”, expresa Georgina Antonieta Ocampo López. Hace énfasis que la tienda existe (avenida Victoria y San Luis), en la actualidad con la representación de ella como cuarta generación familiar. 

“Al negocio acuden personas procedentes de la sierra, así como de lugares vecinos a Tepic, con interés de comprar utensilios para las actividades de campo y la pesca. Entonces, a mí eso me ha permitido estar siempre en contacto con los productores primarios. Platico con la clientela, aprendo, pero además te vuelves muy sensible ante sus necesidades”.

Georgina Antonieta, cuando logra edad para cursar estudios de primera enseñanza, su madre, Alicia Ocampo López, determinó que ingresara al Colegio México, institución privada solo para niñas. “Reconozco que, al cursar primaria y secundaria, mi mamá decidió principios de mi formación católica y religiosa fuertes, con valor espiritual, que siempre son importantes en nuestra vida. La verdad, fue muy feliz mi estancia en el colegio de monjas. Obtuve una formación increíble”.

Por la enérgica disposición de su madre, Georgina Antonieta Ocampo López continuó estudios superiores con apego a la línea religiosa, pero con el leal objetivo de que como profesionista contribuyera al desarrollo del país. Es la razón por la que se decretó proseguir la preparatoria en el Colegio Colón y enseguida en la Universidad Panamericana de Guadalajara, donde a la mitad de la carrera se propuso ir a la Ciudad de México para finalizar la Licenciatura en Administración de Negocios Internacionales.

De regreso a Guadalajara comenzó actividad inherente a su profesión, cuando precisamente en 1994 México firmó el tratado de libre comercio (TLC) con América del Norte. Trabajó en las primeras maquiladoras, que vía extranjera, se ubicaron en México, para mayor precisión en la capital del Estado de Jalisco. Georgina Antonieta Ocampo López, en empresa norteamericana hizo sus pininos al entablar contacto de negociaciones con extranjeros, no sólo de Estados Unidos, sino también de Asia, lo cual le produjo vasta experiencia.

Luego, al paso de tres años, Georgina Antonieta, impulsada por la enérgica sentencia de su madre, y con el afán de incrementar su cúmulo de conocimientos, da el salto hacia España para cursar la maestría en Administración de Negocios Internacionales.

Para su buena fortuna, en la madre patria se encuentra con un personaje que estuvo en Nayarit como gerente del Banco de Comercio Exterior, pero para ese entonces era consejero comercial de México en España, mismo que la invita a trabajar en la consejería comercial, y lo hace durante cuatro años. Aprovecha su estancia en el país de la península ibérica para estudiar una segunda maestría en Asuntos Industriales Europeos.

Retorna a México, “prácticamente me arrancan de la madre patria”, con el interés de abrir el área internacional de un laboratorio farmacéutico. Durante 20 años en la Ciudad de México se dedica a esa actividad que logró la instalación de laboratorios del ramo en centro y Sudamérica. “En ese inter tuve la oportunidad de estudiar cuatro diplomados en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM)”.

Georgina Antonieta Ocampo López nunca descartó la idea de volver a su tierra natal. “Mi desarrollo fue en el sector privado, pero en mi corazón siempre decía: algún día que regrese a Nayarit todo esto me servirá para ponerlo al servicio de la gente. Pienso que, si uno tiene dones, debe multiplicarlos hacia fuera, hacia la gente, la sociedad”.

Posee doctorado por la UNAM, compartido con la Universidad Complutense de Madrid, sobre negocios internacionales, basado en el estudio de temas legales. “Mi tesis, para obtener título, la versé, precisamente, sobre la inversión extranjera directa en el Estado de Nayarit, como un eje de desarrollo económico”.

- ¿Está usted satisfecha con lo conseguido en su vida?

-Si y no. Sin embargo, soy una persona que constantemente está en evolución. No estoy quieta, es contrario a mi naturaleza estar quieta. Siempre busco hacer cosas nuevas, seguir estudiando, inventando, conociendo gente. Me falta mucho por hacer, sobre todo sacudir conciencias. Soy profesionista exitosa, lo cual me llena muchísimo de satisfacción y orgullo. Llena de ilusiones por regresar a Nayarit para mis conocimientos y capacidades ponerlas al servicio de mi entidad. Pero nadie es profeta en su tierra, ya en nuestro Estado me he topado con serias dificultades para trabajar por el bien común.                                                                                                                               

Comentarios

© Copyright 2009 - 2024 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina